Moquillo canino

Inicio Conocimiento Moquillo canino

Moquillo canino

Distemper canino, Enfermedad de Carré


ETIOLOGÍA:

Virus de la familia Paramyxoviridae (ARN con envoltura). Sobrevive en climas fríos, pero poco resistente al calor y la desecación. Podemos destruirlo con detergentes, solventes lipídicos, éter, cloroformo y desinfectantes de amonio cuaternario.

 

EPIDEMIOLOGÍA:

Enfermedad infecciosa altamente contagiosa y frecuentemente mortal que afecta a perros y otros carnívoros, con una alta morbilidad y de distribución mundial. Se ven más afectados los animales de 3 a 6 meses de edad.

 

TRANSMISIÓN:

Los animales infectados pueden eliminar el virus a través de todas las secreciones y excreciones corporales (hasta 90 días posinfección). El virus llega al animal vía aerosol.

 

SIGNOS CLÍNICOS:

Muy variables, según los tejidos u órganos afectados. Generales: depresión, leucopenia (disminución glóbulos blancos), anorexia, fiebre. Cuadro respiratorio leve que suele complicarse rápidamente.

  • Signos cutáneos: hiperqueratosis (engrosamiento de la piel) en trufa y almohadillas plantares, pérdida de esmalte dentario.
  • Signos digestivos: disminución consistencia y color heces.
  • Signos nerviosos: convulsiones, ataxia (dificultad de coordinar movimientos), paresia (parálisis musculatura), mioclonos (sacudida o contracción involuntaria del músculo).

 

DIAGNÓSTICO:

Para establecer un diagnóstico hay que considerar historia, edad, signos clínicos y situación vacunal. Pruebas laboratoriales específicas pueden servir para evidenciar la presencia de virus.

 

TRATAMIENTO, PREVENCIÓN Y CONTROL:

El tratamiento de la enfermedad está dirigido a limitar la invasión bacteriana secundaria, apoyar el equilibrio de líquidos, mantener el bienestar general del paciente y controlar las manifestaciones nerviosas. Ninguno de los tratamientos es específico o tiene éxito todas las veces. Muchos animales no superarán la enfermedad y otros muchos quedarán con secuelas neurológicas.

 

Compartir en