2. CHLAMYDIA ABORTUS: El actor principal de esta historia

Inicio Conocimiento 2. CHLAMYDIA ABORTUS: El actor principal de esta historia

2. CHLAMYDIA ABORTUS: El actor principal de esta historia


Artículo escrito por:

Jesús Salinas, Nieves Ortega, María Rosa Caro
Departamento de Salud Animal, Facultad de Medicina Veterinaria, Universidad de Murcia. 30100 Murcia, España.


La bacteria intracelular obligatoria Chlamydia abortus (anteriormente Chlamydophila abortus) es el agente etiológico del aborto enzoótico en pequeños rumiantes, o conocido con más frecuencia como Aborto Enzoótico Ovino (AEO).
 

Mapa de países con Chlamydia abortus

Chlamydia abortus: Países en los que las tasas oscilan entre el 35 y el 65 % de los abortos diagnosticados.


La enfermedad se notificó por primera vez en Escocia en 1936, pero no fue hasta 1950 cuando Stamp describió la naturaleza infecciosa del AEO.


Esta enfermedad, cuya distribución es mundial (excepto en Australia y Nueva Zelanda), se ha descrito como la principal causa de aborto infeccioso en pequeños rumiantes en muchos países, como el Reino Unido, Francia, Países Bajos, Alemania y también en España, donde las tasas oscilan entre el 35 y el 65 % de los abortos diagnosticados, según la región estudiada.


Aunque el aborto (Figura 1) es el signo clínico más evidente de infección por C. abortus, en ocasiones también puede causar epididimitis, artritis, conjuntivitis y neumonía.
 

Feto abortado a término. Una infección por C. abortus no solo puede provocar aborto, sino también epididimitis, artritis, conjuntivitis y neumonía.

Figura 1: Feto abortado a término. Una infección por C. abortus no solo puede provocar aborto, sino también epididimitis, artritis, conjuntivitis y neumonía.


El inicio del problema...
 

El AEO afecta principalmente a las ovejas, aunque también puede afectar a las cabras. Aparece por primera vez en una granja cuando se introducen animales de reemplazo que son portadores asintomáticos de C. abortus.
 

En primer lugar, los abortos aparecen como incidentes aislados, pero pueden aumentar rápidamente hasta afectar al 30-40 % de los animales de todas las edades.
 

La tasa de abortos puede alcanzar el 40 % de las hembras preñadas de la granja.


Este alto porcentaje de abortos en las ovejas se añade a una elevada tasa de mortalidad de los corderos, una reducción drástica de la producción de leche de la granja y las complicaciones que pueden ser causa de infertilidad, convirtiéndose en una pérdida económica significativa.
 

Los corderos muertos, la disminución de la leche y la infertilidad son las principales consecuencias de los abortos.


En los países en los que el ciclo estral de las ovejas es estacional, las hembras solo son susceptibles de contraer la enfermedad al final de la gestación, sin producir aborto en este momento.
 

Sin embargo, las ovejas infectadas siguen siendo portadoras latentes de la infección hasta que el microorganismo se reactiva en la siguiente gestación y, en la mayoría de los casos, las ovejas abortan dos o tres semanas antes de la fecha de parto prevista.


A veces, las ovejas afectadas paren, pero sus corderos nacen muertos o muy débiles y mueren unos días después o sufren un crecimiento tardío considerable.


Cordero abortado al final de la gestación

Cordero abortado al final de la gestación


Después del aborto se induce una respuesta inmunitaria protectora, que protege a las ovejas infectadas de abortos sucesivos, aunque siguen excretando C. abortus ocasionalmente durante los partos y el ciclo estral en los tres años siguientes, lo que favorece el mantenimiento y la diseminación de la enfermedad en el rebaño afectado y dificulta su erradicación.
 

Tras el aborto, la excreción continúa, lo que lo hace muy difícil de controlar.


Las ovejas que abortan presentan grandes secreciones vaginales, que es la principal causa de la transmisión de la enfermedad. En ovejas, la excreción de chlamydia se produce de forma masiva en el momento del aborto y en los 2 días siguientes, después de lo cual continuará excretándose por vía vaginal de forma intermitente durante otras 2 a 4 semanas.


La infección normalmente se produce por vía oral a través de la ingestión de clamidia presente en agua o alimentos contaminados o por lamer e ingerir residuos placentarios. Con menor frecuencia, la vía venérea se describe como una vía de transmisión.
 

La principal forma de transmisión se produce por vía oronasal.

 

Cabra que aborta durante el último tercio de la gestación.

Cabra que aborta durante el último tercio de la gestación.


¿Qué sucede a continuación?


Cuando se produce una infección en las ovejas que no están preñadas, la clamidia permanece latente en los ganglios linfáticos hasta la siguiente gestación.


Cuando las ovejas están preñadas, los cambios que afectan a la placenta no son evidentes hasta el día 90 de gestación, coincidiendo con cambios hormonales.
 

una placenta infectada por Chlamydia abortus
Figura 1B: En una placenta infectada por C. abortus, los cotiledones tienen un aspecto necrótico, rojo oscuros, blando y están cubiertos en un exudado rojizo.


A partir de entonces, la bacteria se multiplica de forma masiva en la placenta, y da lugar a cambios patológicos significativos en la unión fetoplacentaria, lo que provoca la aparición de abortos en los estadios finales de la gestación, entre los días 125 y 140.
 

C. abortus siempre causa abortos al final de la gestación.


Los abortos se producen como consecuencia de la destrucción del epitelio coriónico de la placenta tanto en la parte materna como fetal, la trombosis vascular de los cotiledones afectados y los procesos inflamatorios inducidos en las ovejas y el feto.


Cuando se retrasa la colonización de la placenta, se tienen corderos débiles, que normalmente fallecen unos días después del parto, pueden nacer a término.
 

Aborto: Normalmente el único signo clínico


Sin embargo, la oveja rara vez se ve clínicamente afectada y después del aborto, sigue siendo fértil, aunque algunos autores han comunicado porcentajes de mortalidad de hasta un 10 % en ovejas, que normalmente se asocia a la aparición de infecciones bacterianas secundarias que están presentes con metritis y retención placentaria.
 

La incidencia de C. abortus en los machos y su función como transmisores de la enfermedad es bastante insignificante.
 

En los machos afectados, a veces aparece epididimitis u orquitis, que reducen significativamente su fertilidad.
 

Otros posibles signos clínicos incluyen afecciones respiratorias, que se notifican frecuentemente en animales jóvenes, que pueden presentar fiebre (41-42 °C), rinorrea, disnea y depresión de su estado general.
 

Además de estos trastornos respiratorios, a veces puede aparecer poliartritis en las extremidades con ligera cojera.


Casi todos los corderos afectados también presentan conjuntivitis unilateral o bilateral, con congestión de la conjuntiva, lagrimeo y epifora. Todas estas patologías pueden provocar pérdida de peso significativa.
 

En la placenta (Figura 1B), los cotiledones tienen un aspecto necrótico, rojo oscuros, blando y están cubiertos por un exudado rojizo. Las regiones intercotiledonares y las membranas fetales están engrosadas, y contienen una sustancia gelatinosa amarillenta.
 

La placentitis necrótica es la lesión principal que se encuentra en casos de AEO.


En recién nacidos infectados, se han descrito lesiones como neumonía, encefalitis, hepatitis e incluso miocarditis.


Los fetos (Figura 1A) sufren ascitis, que les da un aspecto parduzco; el edema subcutáneo es frecuente, especialmente en las regiones umbilical, inguinal, nasal y dorsal de la cabeza.


La colonización rápida por Chlamydia abortus de un gran número de placentomas parece ser responsable de la destrucción de los trofoblastos.


Esto genera el fracaso de las hormonas placentarias, que controlan el embarazo, con la consiguiente aparición de abortos, a pesar de la limitada colonización de los fetos por C. abortus.


Sin embargo, la colonización lenta y parcial de los placentomas maternos parece asociarse al desarrollo de fetos anómalos, lo que da lugar a recién nacidos débiles y corderos infectados.

 

     ANTERIOR ARTÍCULO          SIGUIENTE ARTÍCULO
 

 



BIBLIOGRAFÍA: 
 

Debido a la extensa bibliografía utilizada en la redacción de este artículo, las referencias no se han incluido en el texto. Si el lector desea obtener más información sobre cualquier aspecto de este monográfico, dirija sus preguntas a los autores a la siguiente dirección de correo electrónico: jsalinas@um.es

 


© Laboratorios Hipra, S.A. All Rights Reserved.
Ninguna parte de este contenido podrá reproducirse, copiarse, modificarse o adaptarse, sin el consentimiento previo por escrito de HIPRA.

 

El contenido de esta página es específico para cada país y está dirigido exclusivamente a veterinarios con capacidad de prescripción.

Este producto no está disponible en {{ preferredCountry.title }}.

Serás redirigido a nuestro sitio global. Haz click en "Continuar" para visitar visitar nuestro sitio global (disponible en Inglés).

Confirma que eres profesional veterinario:

Este producto no está disponible en {{ countrySelect.title }}.

Serás redirigido a nuestro sitio global. Haz click en "Continuar" para visitar visitar nuestro sitio global (disponible en Inglés).

  • Soy veterinario (en caso contrario, contacta con un profesional veterinario)

Selecciona tu país:

País {{countrySelect.title}}
  • Global (disponible en Inglés)
  • {{country.title}}