Enfermedad de Newcastle (NDV, APMV-1)

Inicio Conocimiento Enfermedad de Newcastle (NDV, APMV-1)

Enfermedad de Newcastle (NDV, APMV-1)

 

ND, PSEUDOPESTE AVIAR, PLAGA AVIAR, ENFERMEDAD DE RANIKHET

 

ETIOLOGÍA:

Enfermedad desarollada por Paramyxovirus Tipo 1.

Es un virus ARN de hebra única en sentido negativo, el cual codifica para 5 proteínas, de las cuales HN y F son las que le van a conferir su capacidad hemolítica y hemoaglutinante y su capacidad de fusión a las células del hospedador, respectivamente.

NDV presenta distintos tipos de patogenicidad, clasificándose así en cepas velogénicas neurotrópicas y velogénicas viscerotrópicas, mesogénicas, lentogénicas y asintomáticas. La patogenicidad del virus dependerá de la conformación aminoacídica de la proteína F.

 

TRANSMISIÓN:

La transmisión será siempre horizontal a través de vectores mecánicos (indirecta) o por medio de excrementos o exudados respiratorios (directa).

 

SIGNOS CLÍNICOS:

En función del tipo de patotipo con el que nos encontramos podemos diferencias entre cepas lentogénicas y mesogénicas, las cuales principalmente dan signos respiratorios como tos, mucosidad, descargas nasales, etc… Así como fiebre, diarreas, decaimiento, plumas erizadas, presentando una tasa de mortalidad variable en función del estado sanitario de las aves.

Ante patotipos velogénicos, nos encontramos con síntomas respiratorios más marcados, parálisis, tortícolis, diarrea y elevada tasa de mortalidad (>80%).

Las cepas asintomáticas no cursan con signos respiratorios aunque pueden relacionarse con la presencia de camas mojadas.

 

LESIONES:

ND no presenta lesiones patognomónicas, puesto que todas ellas pueden encontrarse en otras patologías víricas.

Las principales lesiones que se encuentran son la presencia de hemorragias distribuidas por diferentes tejidos como adiposo, mucosa respiratoria e intestinal, las cuales muestran tráqueas hemorrágicas y congestivas; hemorragias en el sistema nervioso, en los ovarios, esplecnomegalia, etc.

Una lesión típica de ND es la presencia de petequias en la mucosa de la molleja.

En presencia de cepas velogénicas, suele encontrarse principalmente lesiones neurológicas y digestivas severas.

En presencia de cepas mesogénicas y lentogénicas, las lesiones serán principalmente respiratorias, siendo su severidad mayor en las mesogénicas.

 

DIAGNÓSTICO:

Para el correcto diagnóstico de ND es necesario que existan signos clínicos así como la confirmación mediante diagnóstico laboratorial.

Para su diagnóstico existen varios métodos:

  • Aislamiento del virus: métodos antiguos y que implican tiempo y uso de animales, como sean el Índice de Patogenicidad Intracraneal (ICPI), Índice de Patogenicidad Intravenoso (IVPI), Tiempo de Muerte Medio (MDT).
  • Serología: mediante sueros para realizar ELISA o IHA.
  • PCR: RT – PCR mediante la recogida de hisopos traqueales y cloacales.

Es importante realizar un buen diagnóstico diferencial para no confundir la patología con otras patologías víricas respiratorias como IA, ILT, SHS, IB, etc.

 

TRATAMIENTO:

No existe un tratamiento para la cura de ND. La mejor forma de actuar frente a ND es mediante la prevención, aplicando medidas de bioseguridad en la granja e instaurando un programa de vacunación adecuada para cada situación.

A nivel global existen vacunas vivas e inactivadas para el control de la enfermedad, elaboradas a partir de cepas lentogénicas. En regiones como las de Asia, se han desarrollado vacunas a partir de cepas mesogénicas, pero sus resultados no siempre son seguros.

Al ser una enfermedad perteneciente a la lista A de la OIE, es de declaración obligatoria, por lo que su control muchas veces se lleva a cabo por medio de regulaciones gubernamentales.

El tipo de programa vacunal ha de decidirse en función de la prevalencia de la enfermedad y del grado de virulencia del virus de campo existente en la zona.