GUMBOHATCH® INSIGHTS #1

Inicio Conocimiento GUMBOHATCH® INSIGHTS #1

Mejoras en la formulación de vacunas de inmunocomplejo contra la enfermedad de Gumboro


Un punto fundamental a introducir en la formulación de vacunas de inmunocomplejo es el control del correcto recubrimiento de las partículas víricas.

El recubrimiento correcto del virus es la única manera de asegurar que la vacuna de inmunocomplejo va a obtener resultados homogéneos en campo, ya que es lo que evitará la posible pérdida de título vacunal cuando el virus entre en contacto con elevados niveles de anticuerpos maternales.

Recientemente se han desarrollado dos nuevos controles para una vacuna de inmunocomplejo de nueva generación (GUMBOHATCH®, innovadora vacuna de immunocomplejo frente a la Enfermedad Infecciosa de la Bolsa), para conseguir este objetivo:

Control de IgY libres: este control determina que una determinada cantidad de IgY libres permanece todavía en la suspensión de vacuna final, lo que significa que todas las partículas de vacuna están necesariamente recubiertas por completo.

Control de neutralización: este control implica la inoculación del inmunocomplejo en huevos embrionados para demostrar que todas las partículas de vacuna han sido «neutralizadas» mediante su recubrimiento completo con anticuerpos.

Sin embargo, también se han introducido nuevas pruebas y mejoras adicionales en la fórmula para conseguir que el proceso productivo de vacunas de inmunocomplejo sea mejor y más sistemático:

FIGURA 1: Una vacuna de inmunocomplejo recientemente formulada incluye IgY de origen huevo.

 

Mezcla con virus fresco: las vacunas de inmunocomplejo se formulan agregando una proporción específica de anticuerpos, según el título inicial de cultivo vacunal. Esta titulación inicial requiere un tiempo de espera de 6-7 días entre la obtención del cultivo y la mezcla final con anticuerpos y, entre tanto, el virus suele congelarse. La nueva formulación trata de evitar este tiempo de espera, ya que puede implicar pérdida de potencia del virus, formulando la mezcla con virus fresco y agregando una proporción de anticuerpos teniendo siempre en cuenta el rango máximo de la titulación del cultivo.

IgY de origen huevo: hasta la fecha, todas las vacunas de inmunocomplejo han utilizado la IgY extraída del suero de animales hiperinmunizados a modo de anticuerpos de recubrimiento. Se ha desarrollado un nuevo procedimiento de extracción de la IgY de los huevos a fin de mejorar la consistencia y capacidad de producción de los anticuerpos de mayor calidad (entre otras ventajas).

Prueba de unidades de potencia: esta prueba supone la titulación directa del virus en forma de inmunocomplejo tras el proceso de liofilización, por lo que se trata de una detección directa de la potencia de la vacuna liofilizada. Esta prueba sustituye a la titulación indirecta que representa el CID50.


Todas estas nuevas mejoras han servido para producir una vacuna de inmunocomplejo de nueva generación (GUMBOHATCH®) que garantiza el mantenimiento de la potencia máxima de la vacuna y resultados consistentes en campo.


REFERENCIAS:

1Whitfill et al. 1995. Avian Diseases 39, 4, 687-699.
2Jeuriseen et al. 1998. Immunology 95, 494–500.

© Laboratorios Hipra, S.A. All Rights Reserved.
No part of these contents may be reproduced, copied, modified or adapted, without the prior written consent of HIPRA.