GUMBOHATCH® INSIGHTS #2

Inicio Conocimiento GUMBOHATCH® INSIGHTS #2

Mecanismo de acción de las vacunas de inmunocomplejo frente al virus de Gumboro


Las vacunas de inmunocomplejo frente al virus de Gumboro se desarrollaron a finales de la década de los 90 con el objetivo de disponer de un biológico que pudiera administrarse en planta de incubación y que fuera capaz de proporcionar protección con independencia del nivel de anticuerpos maternos de los pollitos. 

FIGURA 1: Las células dendríticas foliculares desempeñan un papel importante en el mecanismo de acción de las vacunas de inmunocomplejo frente a IBD.


Sin embargo, las vacunas de inmunocomplejo frente a Gumboro han demostrado ser mucho más que eso, ya que son vacunas que ofrecen la protección total de las vacunas vivas, pero con una mayor seguridad y potencial de respuesta humoral que el virus de vacunación homólogo por sí solo1.

Además, con las vacunas de inmunocomplejo se puede conseguir lo que se denomina como «vacunación inteligente» contra el virus de Gumboro, adaptando el inicio de la inmunidad a las necesidades de protección de cada pollito, con lo que se evita la temida brecha de inmunidad que puede producirse con otros tipos de vacunas cuando son administradas en pollos de engorde2.

Pero... ¿Cuál es el mecanismo de acción de las vacunas de inmunocomplejo frente al virus de Gumboro? ¿Cómo se evita su neutralización por los anticuerpos maternales? ¿Dónde se retiene el virus del inmunocomplejo hasta que comienza su replicación?

Con el siguiente vídeo es más fácil entender el mecanismo de acción de las vacunas de inmunocomplejo frente a Gumboro:

 

Resumen del vídeo
 

La clave de las vacunas de inmunocomplejo frente al virus de Gumboro radica en garantizar el correcto recubrimiento del virus de la vacuna con anticuerpos específicos (IgY).

Este correcto recubrimiento es lo que evita que el virus de vacunación sea neutralizado por los anticuerpos maternos. El inmunocomplejo (virus+IgY) se retiene entonces en las células dendríticas foliculares de los órganos linfoides (y probablemente en los macrófagos), con lo que se obtiene la liberación continuada del virus sin anticuerpos.

Si la protección proporcionada por la madre continúa activa, el virus liberado es neutralizado por los anticuerpos maternos y no empieza su replicación. Cuando la protección materna comienza a disminuir, el virus liberado ya no va a ser neutralizado y comienza su replicación en los linfocitos B de la bolsa, de modo que la ave quedará protegida automáticamente por exclusión competitiva y se iniciará la inmunidad.

Este inicio de la inmunidad en función de las necesidades de protección de cada pollito se conoce como «vacunación inteligente de Gumboro».

 

REFERENCIAS:

1Whitfill et al. 1995. Avian Diseases 39, (4), 687-699.
2Gelb et al. 2016. Avian Diseases 60 (3), 603-612.

© Laboratorios Hipra, S.A. All Rights Reserved.
No part of these contents may be reproduced, copied, modified or adapted, without the prior written consent of HIPRA.