IBR - Am I effectively protecting my farms?

Strona główna Wiedza IBR - Am I effectively protecting my farms?

IBR - Am I effectively protecting my farms?


 

Existen numerosas explotaciones en España que vacunan frente a rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR) sin tener en cuenta la prevalencia de esta enfermedad en el rebaño.
 

En muchos casos, tampoco se tiene en cuenta otro aspecto tan importante como es comprobar si el protocolo aplicado es realmente eficaz a la hora de controlar la enfermedad en la explotación.
 

¿Qué se considera una vacunación eficaz?


El término de vacunación eficaz lo aplicamos a aquella vacunación que produce en el animal una respuesta inmunitaria capaz de reducir los síntomas clínicos provocados por una infección del virus y por tanto capaz de bloquear la circulación  del virus, evitando la excreción en animales infectados.
 

Para cumplir con una vacunación eficaz, factores como el tipo de vacuna y el protocolo empleado son fundamentales.
 

Vacunas vivas vs vacunas inactivadas, ¿en qué se diferencian?


A la hora de elegir el tipo de vacuna, está demostrado que las vacunas vivas producen una respuesta inmunitaria celular más completa que las inactivadas.
 

La vacuna HIPRABOVIS® IBR Marker Live está registrada para ser administrada en animales gestantes, permitiendo así vacunaciones en sábana.


Sin embargo, utilizar vacuna viva no es sinónimo de éxito si ésta no está bien empleada, y aquí es donde el protocolo toma importancia.
 

¿Por qué los protocolos cada 6 meses son más efectivos?



En un reciente estudio realizado en Bélgica (Dispas et al, 2012) se compararon diferentes tipos de protocolos y se analizó la efectividad de cada uno a la hora de reducir la circulación del virus en explotaciones de vacas.
 

La conclusión a la que se llegó fue la siguiente:
 

Aplicados cada 6 meses, los protocolos no sólo protegen al rebaño de sufrir sintomatología clínica, sino que también reducen el número de nuevas infecciones de forma más eficaz que los protocolos libres (mayoritariamente anuales).
 

Por el contrario, los protocolos libres enmascaran los signos clínicos (que en ocasiones no son evidentes en los animales recién infectados). Al mismo tiempo, no reducen el número de nuevas infecciones, ya que mantienen el virus circulando constantemente en el rebaño.
 

Vacuna viva cada 6 meses = poner al IBR contra las cuerdas


Teniendo en cuenta que los animales seropositivos suelen producir aproximadamente 2,6 litros menos de leche (Statham, 2015), que la calidad de la misma es inferior y que presentan ratios reproductivos más bajos, se podría considerar que la vacunación con vacuna viva que no sea semestral no es beneficiosa en la granja, siempre que tengamos animales positivos.


En resumen, proponer protocolos eficaces para poner al IBR contra las cuerdas pasa por utilizar vacunas seguras en gestantes como HIPRABOVIS® IBR Marker Live, aplicándola cada 6 meses. Los protocolos anuales no son suficientes.